Ropa para el Camino de Santiago: ¿Que equipamiento llevar?

Si te has decidido ya a emprender tu peregrinaje, debes estar preparado para todo. Saber exactamente que vestimenta llevar al Camino de Santiago es algo que te salvar de muchos apuros.

Especialmente si vas a llevar tu propio equimaje, es importante que no te excedas en cuanto al peso.

La ropa adecuada al clima, el calzado con el que completar cada jornada... Te contamos todo lo que debes saber para contar con un equipamiento óptimo y consigas llegar a tu meta sin dificultades.

¿Quieres hacer el Camino?

Confía en la mejor agencia del Camino para organizar tu viaje. Deja tus datos y te enviaremos información sin compromiso.


Comunicaremos tus datos a Pilgrim Travel S.L. que se encargará de gestionar tu petición. Para ejercer tus derechos, consulta la política de privacidad. Datos recogidos por Premium Leads S.L.

Saber que llevar al Camino de Santiago es fundamental. De nuestra ropa y calzado dependerá el llegar a nuestra meta final con éxito y tras haber superado las posibles adversidades climatológicas que nos encontremos durante el recorrido.

Por ello, vamos a hacer un listado con las prendas imprescindibles para hacer Camino de Santiago y que no te falte de nada durante tu peregrinaje.

Que llevar al Camino de Santiago. Ropa imprescindible

Zapatillas, botas o sandalias de senderismo

Según la estación del año en que vayas a hacer tu peregrinaje, puede que prefieras un calzado robusto que te ofrezca una buena sujección, mientras que otras personas prefieran ir ligeros con unas buena sandalias de senderismo que les ofrezcan comodidad.

En todo caso, procura que el tipo de calzado que elijas sea transpirable, impermeable y, muy importante, que no esté recién estrenado.

Por muy bueno que sea, si todavía no se ha adaptado a la forma de tu pie te provocará rozaduras y ampollas ya en los primeros días, y lo lamentarás el resto del Camino.

Si crees que el clima puede ser muy cambiante (por ejemplo si vas a hacer una ruta muy larga que pase por zonas con estaciones muy dispares), puedes optar por llevar dos pares.

Chanclas

Llevar tu propio par de chanclas es muy importante. Es indispensable que las uses en las duchas de los albergues, pero también te servirán para airear tus pies después de largas horas de caminata, mientras descansas en tu alojamiento o paseas por el pueblo donde vayas a pasar la noche.

Además, si haces el camino en verano y quieres bañarte en algún riachuelo durante el camino o ir a la playa, nada mejor que contar con unas chanclas a mano para darte un buen chapuzón.

Dos camisetas

Muchos peregrinos dudan con la cantidad de prendas que deben llevar, especialmente en cuanto a camisetas y ropa interior se refiere. Nuestra recomendación es que lleves dos camisetas, y que sean técnicas y transpirables. Es lo mejor para cualquier tipo de clima y las podrás lavar y secar rápidamente una vez hayas llegado a tu albergue o alojamiento.

Nuestra recomendación es que lleves dos camisetas, y que sean técnicas y transpirables. Es lo mejor para cualquier tipo de clima, ya que podrás lavarlas y secarlas rapidamente en un albergue.

Además, muchos peregrinos aprovechan los días de sol para colgar su camiseta recién lavada en su mochila, para que se vaya secando por el camino y así poder usarla al día siguiente. De esta forma se ahorran la secadora y pueden ir alternando camiseta perfectamente.

Dos pantalones

Nuestra recomendación es que optes por uno largo y uno corto. Si el largo es desmontable, te resultará más práctico. De esta forma podrás ir alternando al igual que con tus camisetas.

No obstante, muchos peregrinos prefieren usar solo pantalón corto por comodidad, si las temperaturas no son muy frías.

Si es tu caso, puede que incluso te ahorres un poco más de espacio en la mochila, pero lleva un mínimo de dos en todo caso.

Tres mudas de ropa interior

La ropa interior no te ocupará mucho espacio en la mochila, pero tampoco hace falta excederse.

Con 3 mudas tendrás más que suficiente, ya que podrás lavarlas en los albergues en los que pares y tener siempre una limpia y seca para el día siguiente.

Te recomendamos también que esta ropa sea de algodón y cómoda, para evitar rozaduras durante el camino o con las asas de tu mochila después de varias horas y días de caminata.

Tres pares de calcetines

Los calcetines son tan importantes o más que el calzado, ya que es la prenda con la que el pie está en contacto directo.

En muchas tiendas especializadas podrás encontrar calcetines especiales para hacer rutas de trekking y senderismo y más concretamente, pensados para hacer una ruta como esta.

Busca siempre calcetines que sean deportivos, muy transpirables y que no lleven costuras, perfectos para evitar rozaduras.

Igualmente, te encontrarás con que muchos se ajustan al pie en varias zonas para evitar fricciones. Puedes aplicarte vaselina en los pies antes de ponértelos y de esta forma evitar las temidas ampollas.

Chaqueta impermeable

Especialmente si haces el Camino de Santiago en épocas de climatología tan imprevisible como el otoño o la primavera, tienes que contar con un impermeable para cuando amenace la lluvia.

Incluso aunque hagas el Camino en verano, nunca te podrás asegurar al 100% de que no llueva ningún día, especialmente en el norte de la península.

Por ello, es conveniente que cuentes con un chubasquero o impermeable ligero para protegerte a ti y a tu mochila en caso de lluvia inminente. No te ocupará mucho y ayudará a que sigas tu camino sin mayor complicación, tal y como tenías previsto.

Bañador

Puede que no sea indispensable, pero sí muy recomendable, especialmente si haces el Camino durante la época estival.

Casi todos las rutas pasan por alguna playa o por un río donde poder darse un buen chapuzón. Si llevas bañador, que no te ocupará demasiado, siempre podrás hacer un alto en el camino y refrescarte un rato antes de continuar.

Jersey

Por si aprieta el frío, sobre todo por las noches o mientras no entras en calor al iniciar tu etapa diaria, es conveniente llevar al menos un jersey.

Puedes optar por uno térmico que no ocupe mucho espacio en tu mochila y que te dará calor siempre que lo necesites.

Gorro

Si te has animado a llevar a cabo tu peregrinaje en invierno, un gorro térmico te ayudará a mantener el calor corporal durante tu caminata diaria.

En cambio, si has elegido el verano, el llevar un sombrero o gorra que te proteja del sol será todavía más importante (sin olvidar en todo caso la protección solar conveniente).

Sin duda, se trata de una de las cosas imprescindibles para hacer el Camino de Santiago. Tanto haga frío como calor, esta prenda es indispensable.

Además de todo esto, si estas preparando tu experiencia, también te contamos todo lo necesario que debes llevar en tu mochila para el camino.

¿Cuál es el mejor calzado para hacer el Camino de Santiago?

Especialmente si vas a hacer el Camino de Santiago a pie, tienes que prestar especial atención al calzado que vas a usar. De ello depende, literalmente, que termines tu camino en buenas condiciones, así que párate a pensar detenidamente por qué opción vas a decantarte.

De ello depende, literalmente, que termines tu camino en buenas condiciones, así que párate a pensar detenidamente por qué opción vas a decantarte.

El calzado más adecuado para hacer el Camino de Santiago andando son unas buenas zapatillas de senderismo: las zapatillas de media caña suelen ser las preferidas de los peregrinos, puesto que ofrecen una buena sujeción al pie y valen para casi cualquier época del año, tipo de terreno o clima.

Algunos peregrinos prefieren las sandalias (ojo, no cualquier sandalia: solo aquellas diseñadas para hacer senderismo), que ofrecen una buena sujeción y que cuentan con una suela resistente. Igualmente, este tipo de calzado se limita a la época de verano y a las estaciones de temperaturas suaves.

Si es invierno, puedes optar por unas botas especiales, mejor si son de caña alta para proteger los tobillos.

Por otro lado, si ya tienes zapatillas para hacer deporte que te resulten muy cómodas para andar, también te pueden servir, pero deberían ser transpirables e impermeables y contar con una buena suela, no muy fina.

Igualmente, vas a encontrarte con todo tipo de terrenos durante las etapas, incluyendo zonas duras y rocosas, por lo que mejor que las suelas de tus pies vayan siempre protegidas.

También es muy importante, como ya te hemos comentado, que hayas usado previamente el calzado que vas a llevar. Si estrenas tus zapatillas, está prácticamente asegurado que te hagas ampollas y roces con la zapatilla desde el primer día.

Usa tu calzado en los días previos al Camino en la medida de lo posible, para que de esta forma vaya tomando la forma de tu pie y se adapte mejor.

Llevar dos pares distintos te ayudará a descansar los pies, aunque puede ser que te moleste llevar un par extra en la mochila.

Piensa que también debes llevar chanclas para las duchas o para las paradas que hagas en las playas o ríos, así que quizás con esto sea suficiente para quitarte el calzado mientras reposas en tu alojamiento o paseas en el pueblo al que llegues terminada tu etapa.

Sin duda alguna, puedes elegir el look para el Camino de Santiago perfecto, pero teniendo en cuenta cual es la ropa del peregrino por excelencia y contar con una vestimenta cómoda y que te garantice una travesía lo más plácida posible.

Otros consejos recomendados

Preparación física y mental Ver más
Cuándo hacer el Camino Ver más
Cómo hacer el Camino Ver más
La Mochila con todo los necesario Ver más
Dónde Dormir Ver más