Las etapas más duras del Camino de Santiago

15 oct. 2021

etapas santiago duras

Si bien la mayoría de peregrinos buscan hacer el Camino de Santiago de forma sencilla y sin que ello les suponga demasiadas dificultades, muchos otros prefieren vivir esta experiencia como una auténtica prueba de superación y enfrentarse a terrenos complicados, condiciones climatológicas adversas y todo tipo de retos.

Sea cual sea tu caso, aquí tienes un listado de etapas especialmente complicadas, para que te prepares debidamente antes de recorrerlas o las evites si no te encuentras preparado para ello.

¿Por qué unas etapas del Camino de Santiago son más duras que otras?

Aunque lo que suele marcar la mayor dificultad de las etapas del Camino de Santiago son los desniveles, subidas y bajadas a lo largo de cada jornada, debemos tener en cuenta otros elementos que pueden definir la dureza de una etapa.

Orografía

La característica principal de una etapa considerada como rompepiernas es la orografía de la misma. Los desniveles pronunciados o muy continuos pueden ser un problema en caso de que no te encuentres en buena forma física, ya que te agotarán y te romperán el ritmo.

Además las condiciones del terreno también pueden suponer una dificultad extra, ya que las superficies poco firmes o muy empedradas, especialmente si tienen lugar en subidas y bajadas pronunciadas, pueden propiciar resbalones y lesiones.

Climatología

La climatología siempre es un factor a tener en cuenta a la hora de hacer el Camino de Santiago, ya que tanto la nieve presente en los puertos de montaña como las altas temperaturas de verano pueden complicar enormemente tu recorrido.

Incluso la lluvia puede suponer un problema. Cuando tiene lugar durante varios días o de forma muy intensa, además de resultar tediosa y hacernos el Camino mucho más incómodo, puede embarrar ciertos terrenos y caminos de tierra, provocando resbalones entre otras dificultades.

Distancia

Las largas distancias entre etapas, incluso cuando se trate de terrenos llanos o sin demasiados desniveles también pueden resultar muy complicadas para aquellos peregrinos poco acostumbrados a caminar durante muchos kilómetros.

Por ejemplo, ciertas etapas de la Vía de la Plata suponen jornadas de más de 35 kilómetros de caminata, y aunque en su mayoría son llanas, pueden resultar agotadoras. Si no estás entrenado para caminar largas distancias, normalmente podrás dividir estas etapas en dos, siempre que cuentes con albergues donde poder pernoctar.

Escasez de servicios

La falta de servicios a entre etapas puede que no supongan un problema si llevamos las provisiones necesarias para pasar la jornada. No obstante, si no vamos preparados o surge cualquier imprevisto podemos vernos en apuros al no poder contar con establecimientos o nadie que nos eche una mano.

En los caminos con más afluencia de peregrinos, como el Portugués o el Francés, encontraremos todo tipo de servicios ubicados a poca distancia entre ellos, pero esto no sucede en otras rutas, como es el caso del Camino Primitivo o la Vía de la Plata, donde tendremos que hacer frente a etapas verdaderamente solitarias.

Quiero más información

¿Cuáles son las etapas más duras del Camino de Santiago?

Si tenemos que destacar algunas etapas de especial dureza en los distintos Caminos de Santiago, las que te mencionamos a continuación serían algunas de las más salientables.

Camino Francés

Saint-Jean-Pied-de-Port a Roncesvalles

Probablemente la más conocida de todas las etapas rompepiernas del Camino de Santiago es esta del Camino Francés. De hecho, muchos peregrinos la evitan directamente, empezando su peregrinaje en Roncesvalles.

Para los más atrevidos, o aquellos que buscan un reto porque disponen de una buena condición física, esta etapa es idónea. A lo largo de casi 25 kilómetros de recorrido y tras superar más de 1.250 metros de desnivel por los Pirineos llegarás a territorio español, disfrutando de unas vistas increíbles y sintiéndote como el mismo Napoleón Bonaparte.

No obstante, si cambias de idea o las condiciones meteorológicas son muy adversas, siempre te quedará el desvío por Valcarlos, con un desnivel de menos de 900 metros, para llegar a Roncesvalles por carreteras asfaltadas.

O Cebreiro

Las montañas de O Cebreiro también son otra prueba a superar en el Camino Francés. En la etapa que empieza en Villafranca tendrás que enfrentarte a la subida de La Faba antes de adentrarte en tierras gallegas, a lo largo de casi 28 kilómetros de recorrido.

Pero en la siguiente etapa también te espera el alto de O Poio, que con sus 1337 metros de altura supone el punto más elevado de esta popular variante del Camino de Santiago. Eso sí, esta etapa es más corta: apenas 20 kilómetros, lo que restará dificultad a la jornada.

Palas de Rei – Arzúa

Aunque en este caso no te encontrarás con altos puertos de montaña, esta etapa está considerada como otra rompepiernas por la mayoría de peregrinos.

Además de una distancia de casi 30 kilómetros, te esperan subidas y bajadas que te harán difícil mantener el ritmo. Por eso muchos peregrinos optan por dividir esta etapa haciendo una parada previa en Melide (y así, de paso, degustar un buen plato de pulpo al estilo gallego).

Camino Primitivo

Pola de Allande – La Mesa

La etapa que va desde Pola de Allande a La Mesa se considera la etapa reina del Camino Primitivo. Si eliges esta variante del Camino de Santiago, en esta jornada te encontrarás con una subida bastante dura de unos 600 metros de desnivel desde orillas del río Nisón, y a lo largo de unos 8 kilómetros: la subida hasta el Puerto del Palo.

Aunque este ascenso empezará suave, haciéndote creer que podrás hacerle frente sin mayores dificultades, no te confíes: un poco más adelante el camino se estrechará y la ligera subida se convertirá en pronunciada pendiente.

Pero ni que decir tiene que tu esfuerzo se verá recompensado con las espectaculares vistas al valle y a las montañas de Lugo tras haber superado este reto.

La dificultad de este tramo por supuesto aumentará en caso de hacer este Camino Primitivo durante el invierno, puesto que lo más seguro es que nos encontremos con nevadas. En todo caso, recuerda llevar suficiente agua y provisiones, además de crema solar para esos tramos de vegetación baja y sin árboles en los que no tendrás sombras que te protejan.

Camino del Norte

Deba a Markina-Xemein

En esta etapa, una de las primeras del Camino del Norte, te espera la profundidad de los montes vascos y largas distancias sin servicios. Es sin duda una de las etapas más duras por la soledad de la misma además de las dificultades del terreno.

Te encontrarás con el Monte Arno a partir de Olatz, a más de 500 metros de altura que tendrás que subir desde cero, seguido de más subidas y bajadas que pueden suponer un auténtico reto para cualquier peregrino, no solo por el nivel de pendiente sino por las condiciones del suelo.

¿Cómo enfrentarse a las etapas del Camino de Santiago más duras?

Como ves, es difícil librarse de alguna etapa de especial dificultad, hagas la variante del Camino de Santiago que hagas.

Por eso, además de nuestras recomendaciones para estar preparado antes de lanzarte a la aventura, queremos recordarte que puede ser muy conveniente contar con los servicios de una agencia especializada en el Camino que pueda acompañarte en todo momento para lo que puedas necesitar.

De esta forma, aunque estés caminando solo, sin servicios a tu alrededor o sufras algún imprevisto, siempre podrás contar con ayuda para continuar con tu experiencia hasta la meta.

Quiero más información

¿Quieres hacer el Camino?

Confía en la mejor agencia del Camino para organizar tu viaje. Deja tus datos y te enviaremos información sin compromiso.


Comunicaremos tus datos a Pilgrim Travel S.L. que se encargará de gestionar tu petición. Para ejercer tus derechos, consulta la política de privacidad. Datos recogidos por Premium Leads S.L.